#Refugioporderecho

Nadie elige ser despertado por el ruido de las bombas y los fusiles, nadie elige no tener nada que llevarse a la boca, nadie elige la miseria, el horror o el miedo como opción y, sin embargo miles de personas, miles de niños y niñas ajenas de las causas que motivan esa opción se han visto golpeados de pleno por una guerra que les ha dejado sin casa, sin familia en muchos casos y los ha expuesto a una muerte casi segura. Y ante ello, ¿qué hace Europa? Muy lejos del concepto de solidaridad del que tanto se ha presumido a este lado del mundo, le cierra las puertas a quienes huyen de esa miseria, de ese horror y de la muerte avergonzando a la sociedad europea y contentando, como no puede ser de otra manera, a los mercados.

Cartel manifestaciones #refugioporderecho

Cartel manifestaciones #refugioporderecho

El Mediterráneo se ha convertido en la fosa común más grande el mundo con más de 25.000 personas desaparecidas en los últimos años y miles de ciudadanos o ciudadanas han quedado a merced de mafias que han hecho del tráfico de personas un negocio más rentable que el tráfico de drogas. Y ante ello, ¿qué hace Europa? Sube alambradas, instala concertinas y mira para otro lado acomodada en las políticas de la derecha más neoliberal que en España se ven amplificadas por un gobierno avalado por los voceros del poder económico.

Una Europa que además obvia los derechos humanos incumpliendo normas legales y tratados como el de Ginebra, y firmando acuerdos como el de Turquía, y un gobierno, el de España, que para más gravedad miente; porque nuestro país se comprometió a acoger a 35.000 personas y aún queda muy lejos el centenar.

Lo peor es que hay una clara intencionalidad de disfrazar el número total de personas refugiadas que necesitan asilo, en una cifra inasumible para Europa, cuando solo representan el 0,1% de la población.

A los que tratan de sembrar esa confusión son a los que más habría que recordarles que España y Andalucía son tierra de emigrantes y que las personas que ahora huyen  no eligen dejar su vida, su casa, su país como opción, sino como consecuencia de una guerra que, precisamente ellos, no están financiando sino sufriendo.

Por eso no basta con apenarse cuando vemos una imagen, leemos o escuchamos una noticia o conocemos cómo malviven en los campos de refugiados, hay que tomar medidas porque cómo se está abordando en Europa la crisis de las personas refugiadas, es consecuencia de las políticas de la derecha y la solución pasa por cambiarlas.

Europa necesita un cambio de rumbo y políticas de migración y asilo que no hagan del concepto de solidaridad una vergüenza, de ahí que este 20 de junio CCOO hayamos convocado junto a UGT y con apoyo de numerosas organizaciones sociales, movilizaciones y actos en toda España bajo el lema SOS Refugiados #refugioporderecho, coincidiendo con el ‘Día Internacional de la Persona Refugiada’. Una campaña a la que se han sumado igualmente PSOE-A, PODEMOS Andalucía e IULV CA y a los que les hemos pedido que no solo se sumen a las movilizaciones en la calle sino que hagan una labor de sensibilización en las instituciones.

Desde estas líneas os animo a todos y todas a participar en las movilizaciones que se llevarán a cabo en vuestras respectivas provincias desde el convencimiento de que los andaluces y andaluzas, como personas solidarias que somos, sabremos hacer de Andalucía ejemplo de una solidaridad necesaria pero ausente en estos momentos en Europa y decir con fuerza basta ya de políticas conservadoras y excluyentes.

4 comentarios
  1. Allí estare y ojala que vayan muchas personas . voy a difundirlo por whatssap. Gracias

  2. La calle esta pérdida hay que recuperarla que cada día que pasa es un día perdido de derechos y de dignidad. Porque ya más no se puede aguantar. Tenemos que salir y movilizarnos que los empresarios están haciendo de nuestra parálisis su feudo.

  3. La solucion no es dejarles entrar para despues mantenerles a costa de unos impuestos que nos oprimen cada vez mas, al igual que la mayoria no deja entrar unos cuantos “sintecho” en sus propios hogares. La solucion hay que ponerla en el punto de partida.

    • Totalmente de acuerdo contigo en que la solución pasa inexcusablemente por resolver la situación en el punto de origen pero no podemos olvidar que esas personas son víctimas de una guerra y que no huyen porque quieren sino porque saben que si se quedan lo más probable es que mueran. La situación es tan dramática que, de hecho, muchos se arriesgan a ello en el camino hacia Europa, convirtiendo el Mediterráneo en una fosa común.
      Claro que hay que darle una solución al conflicto, eso es primordial porque además esas personas lo que quieren es volver a su país pero, mientras, Europa no puede mirar para otro lado porque estamos hablando de personas y de derechos humanos.

      Saludos,

      Paco Carbonero

Deja un comentario