Alternativa a la austeridad

Hay muchos “viernes negros” en la historia, pero si hay uno que afectó especialmente a los derechos laborales y sociales de los trabajadores y trabajadoras de España, fue el del 13 de julio de 2012, fecha en que se publicó en el Boletín Oficial del Estado, el Real Decreto-ley 20/2012, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad. Ese Decreto-Ley, impuesto sin debate, sin diálogo y, por supuesto sin consenso, ponía a los pies de los caballos toda una estructura social que España había tardado años en construir con el esfuerzo y el sacrificio de miles y miles de personas.

Desde entonces, y siempre bajo el mantra de las mal llamadas políticas de austeridad, el gobierno, auspiciado por Europa, ha llevado a cabo numerosos recortes que están destruyendo la arquitectura social de nuestro país.

Es verdad que en España la situación ha sido aún más perniciosa por el modelo productivo en el que se asentaba y, lamentablemente aún se asienta, pero es igualmente cierto que el gobierno no ha sabido gestionar adecuadamente esa crisis, y en estos años,  ha gobernado más pensado en el interés de los que la ocasionaron que de quienes la están sufriendo.

La solución no es sencilla y nadie tiene la varita mágica para arreglar la crisis pero de lo que no cabe duda es de que, como hemos advertido en CCOO desde el principio, las políticas de recorte del gasto público y de la inversión llevadas a cabo en España, no solo no han cumplido el objetivo prometido de sacarnos de esta situación, sino que la han empeorado tal y como lo demuestran las situaciones dramáticas que están viviendo las personas, especialmente las golpeadas por el paro.

Solo en nuestra tierra el número de personas desempleadas ha aumentado en siete años en 199.000 y las de larga duración han pasado del 14,3% al 44,3%.

Las PYMES, directamente relacionadas con el consumo y la demanda interna, también han visto limitadas sus opciones de acceso a la financiación, lo que unido a la falta de empleo y precariedad del mismo, las sitúa en un círculo vicioso que acaba desembocando en muchos casos en el peor de los escenarios, el cierre, ya que si las personas no tienen dinero para consumir, las empresas tampoco venden y no sobreviven.

Para lo que sí ha servido la sobredosis de austeridad a la que hemos asistido en estos años, ha sido para enriquecer aún más a quienes ya lo eran, y para empobrecer a quienes hasta entonces podían tener una vida medianamente digna, haciendo que la brecha salarial entre trabajadores y ejecutivos se multiplique por diez en estos años de crisis en un trasvase claro de las rentas del trabajo a las rentas del capital.

Es una realidad, por lo tanto, que las estrategias de consolidación fiscal lo único que están consiguiendo es un estancamiento de la economía real, porque aunque es cierto que las cifras macroeconómicas apuntan a una incipiente recuperación, si se sigue con esta política radical de recortes, antes que después se producirá un frenado en seco que hará inviable una traslación de la macro a la micro economía, especialmente urgente y necesaria para las personas y las micropymes de Andalucía.

En CCOO estamos convencidos de que no se trata, al menos ya no, de un problema de dinero, sino del reparto tan injusto que se está haciendo de él.

Y tampoco entendemos que sea debido, en esencia, a un incremento del gasto sino a un desplome de ingresos. Frente a ello solo cabe un cambio de orientación en las políticas europeas; que el déficit y la deuda se gestionen con calendarios más generosos y laxos, y, sobre todo, que se tenga muy claro que el crecimiento lo produce la inversión, la pública y la privada, y el desarrollo de unas instituciones inclusivas que permitan configurar, a partir de la complicidad y desde el diálogo social compartido por empresas, representantes de personas trabajadoras y gobiernos, mecanismos que promuevan el crecimiento.

España necesita un plan alternativo que articule ese cambio de modelo con proyección social y sustentado en pilares sólidos, que vertebren el crecimiento a medio y largo plazo, generadores de riqueza y cohesión social; que revalorice el papel del “factor trabajo” y permitan avanzar en la democratización de los espacios productivos más allá  de la mera reordenación de sectores de actividad.

Para ello, formación permanente a lo largo de la vida, mayor inversión en I+D, una responsabilidad social más presente en la empresa, y un tejido empresarial que apueste por ganar volumen y tamaño a través de los clústeres, son, junto a la creación de empleo de calidad y a unas redes de protección social adecuadas, las bases del giro que necesitan España y Andalucía, no solo para salir de la crisis en condiciones justas, sino para que el crecimiento que se produzca pueda ser en igualdad.

                                                                                                Artículo publicado en Agenda de la Empresa

                                                                                               Septiembre 2016  

8 comentarios
  1. Esto es una vergüenza nos a pisoteado nuestros derecho,Cuarenta años luchando por nuestros derechos,Y estos Franquista se lo a cargado todo esto es una injusticia

  2. Y los sindicatos que han echo para impedirlo nada,

    • Buenos días Juan Carlos, lamento que tengas esa percepción porque en CCOO cada día miles de personas defienden los derechos de las personas trabajadoras, en las empresas negociando los convenios colectivos y en la calle con movilizaciones.
      Son muchos los avances que se han conseguido gracias a la acción sindical, precisamente por ello los poderosos y los gobiernos neoliberales intentan debilitarnos, porque saben que somos el único muro de contención de los derechos laborales. Sin embargo, son miles los trabajadores y trabajadoras que saben de nuestra labor y su respaldo y confianza en nuestras siglas en las elecciones sindicales así lo corroboran. De hecho, han sido ellos, los trabajadores y las trabajadoras en las empresas, quienes nos han convertido en el primer sindicato en representación en Andalucía y en España.
      Te animo a que te pases por nuestra web y eches un vistazo a las acciones y/o movilizaciones que realizamos cada día. Ahí encontrarás una muestra de nuestro trabajo.

      http://andalucia.ccoo.es/webandalucia/

      En Twitter puedes ver algunos de los logros de CCOO si pones #CCOOhacehistoria

      Un saludo,
      Paco Carbonero

    • Y tú que has hecho Juan Carlos?
      Yo por ejemplo, trabajo 40 horas a la semana en mi empresa. En mi tiempo libre ayudo en todo lo que puedo desde CCOO. Pago mi cuota, asisto a todas las movilizaciones que puedo, participo en la negociación del convenio de mi sector, me preocupo y hago lo que puedo por ayudar en todos los sentidos a otras personas.
      En resumen, procuro estar y ayudar desde mi pequeña parcela, en todo lo que pueda.
      Como Paco Carbonero, hay miles de personas anónimas, honestas y muy comprometidas, que cada día trabajan para que gente como tú y como yo, Juan Carlos, podamos tener unas mejores condiciones de vida. Doy fe, porque yo conozco a muchas de esas personas. Por lo tanto, creo que antes de hacer esa crítica fácil y gratuita que haces, deberías hacerte a ti mismo la pregunta que haces a los sindicatos.
      Y para terminar quiero aprovechar para animar a tod@s los compañer@s a seguir trabajando cada día por conseguir que esto sea un poquito mejor para tod@s.
      También para ti, Juan Carlos.
      Un saludo

  3. Totalmente de acuerdo Paco. Con deseos de un cambio de gobierno y eliminación de la temible reforma laboral, que tanto sufrimiento ha producido y continúa castigando a los trabajadores.

  4. La ofensiva contra los trabajadores y trabajadoras ha sido tan brutal, y al mismo tiempo, con formas muy sibilinas…. que han logrado no solo quitarnos los derechos sino crear un muro de silencio frente a la oposición a esas medidas, dividir a los diversos colectivos y instaurar la idea de la inutilidad de la lucha colectiva.
    Además de dos huelgas generales, son miles los conflictos planteados por los trabajadores y los sindicatos. Muchos de ellos resueltos positivamente, otros para no perder los derechos adquiridos, que ya ha costado… Pero por desgracia, tal y como se explica en el artículo, queda mucha tarea por hacer. No se conseguirá con reproches, enfrentamientos y división de la clase trabajadora.

  5. Yo no estoy de acuerdo con Juan Carlos porque si sean hecho cosas. Pero creo que es el momento de hacer un poco de auto críticas. Deberíamos preguntarnos porque todo lo que se a conseguido durante 40 años es zarandeado por un partido y destruye todo lo logrado sobre que cimientos estaban construido todos esos acuerdos que se firmaban o solo válido para la foto del momento. Lo que no puede ser es que cuando al capitalismo necesité mano de obra barata nos zarandea y ya está a fin de fácil. Esta fórmula ya me la conozco y no es nueva. No nos pueden estrujar cuando quieran somos una parte muy importante de esta sociedad. …y merecemos otro trato……

  6. Estoy de acuerdo con lo que comentáis.hay que seguir trabajando desde abajo y con vender a los que sean vencido ya desde nuestro puesto de trabajo.porque lo que tenemos todavía y no .no lo han quitado .debemos protegerlo frente a este gobierno.hay que movilizarnos mas para que el gobierno vea .que todavía nos que da la lucha en las calles.un saludo.

Deja un comentario