Altamente tóxico

Respirar o alimentarse son acciones tan inherentes al ser humano que si no las hiciésemos moriríamos pero, ¿qué pasa cuándo lo que respiramos o lo que comemos en lugar de beneficiar perjudica nuestra salud? Más allá de teorías, hablamos de hechos tangibles que pueden dañar mucho la salud medioambiental y con ella la de las personas, porque los gobernantes se afanan en incluir en sus discursos públicos la necesidad de cuidar y proteger el entorno, sobre todo cuando se acerca el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, pero pronto olvidan esa “línea ecologista” y vuelven a plegarse a los mercados aunque eso suponga vulnerar derechos tan esenciales como el de la salud.

Es lo que está sucediendo con las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, conocido por sus siglas en inglés como TTIP, que lleva años negociándose de espaldas a la ciudadanía pese a que sus efectos, de ratificarse en los términos previstos, y filtrados por la mayor organización ecologista mundial, serían devastadores.

Desde CCOO, tanto en solitario como en colaboración con multitud de organizaciones, llevamos mucho tiempo poniendo el acento en este y otros Tratados de índole similar como el CETA (Acuerdo Económico y Comercial Global) o el TISA (Acuerdo sobre el Comercio Internacional de Servicios), e intentando que la gente conozca lo que los gobiernos intentan ocultar.

El objetivo que esconden estos acrónimos no es otro que liberalizar los mercados a costa de salud, seguridad, derechos y hasta del medio ambiente, pese a que en la Unión Europea gozamos de una regulación, que más que menos, protege los recursos naturales; otra cosa es que se cumpla y se respete por todos: empresas y administraciones.

De hecho, en ese nuevo ataque que supone el TTIP con políticas que arremeten contra la protección y los derechos medioambientales, en aras de una mercantilización y aprovechamiento especulativo de nuestros recursos naturales, la normativa medioambiental es un obstáculo claro.

Estamos pues ante una clara amenaza por un Tratado que persigue armonizar, o dicho de otra forma, “igualar a la baja” la normativa laboral, alimentaria, jurídica y medioambiental a ambos lados del Atlántico. En el caso del medio ambiente, la Comisión Europea, que en 2014 presentaba su propuesta “Hacia una economía circular: un programa de cero residuos para Europa” -que, desafortunadamente, meses más tarde se retiraba de la agenda política-, ha llegado a admitir que el TTIP causará riesgos para los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad, o que se liberarán a la atmósfera 11 millones de toneladas de CO2 que podrán en peligro los objetivos de lucha contra el cambio climático.

Igualmente se pondrá en peligro la gran variedad de espacios naturales protegidos que tenemos en nuestra tierra de incalculable valor, y la tan ansiada Economía Verde, donde los empleos de calidad impulsen el tan urgente cambio de modelo productivo que necesita Andalucía.

Desde CCOO siempre hemos abogado por la superación del actual modelo de producción lineal, ya que hace un muy ineficiente uso de los recursos, sigue utilizando gran cantidad de sustancias tóxicas que ponen en peligro la salud de los trabajadores y las trabajadoras y el medio ambiente, y genera importantes cantidades de residuos.

En nuestra opinión, un nuevo paradigma de producción limpia y circular es, también, una oportunidad para generar empleos de calidad, y difícilmente deslocalizables.

Sin embargo, nuestra seguridad, la protección del medio ambiente y ese nuevo modelo de producción mucho más limpio y eficaz laboralmente hablando, se pone en peligro con la firma del TISA, CETA y ahora del TTIP, cuestión por la cual, entre otras muchas, nos oponemos a que se siga negociando, al menos en los términos en los que se está haciendo, un Tratado altamente tóxico.

7 comentarios
  1. Esto se viene ya cociendo desde los años 90. Creo que el mayor peligro es la privatización de la justicia, al quedar cualquier litigio sobre sobre inversiones exteriores en manos de arbitrajes privados, y por otro lado los convenios de la OIT que no tienen suscritos EEUU serán papel mojado. Todo lo conseguido en el campo del derecho laboral, se verá mermado por intereses puramente mercantilistas y la globalización, más que una ayuda y un enriquecimiento social, mostrará su cara más atroz.

  2. Es penoso que se sacrifique el bienestar de la humanidad por la avaricia de unos pocos. Estos pocos tambien tienen que vivir en este mundo. Poco a poco por las malas condiciones de vida se esta sacrificando no solo nuestra salud y seguridad, sino lo más importante, la de nuestros hijos. ¿Qué mundo vamos a dejar como herencia?. Si nosotros no hacemos algo ahora más tarde no habrá vuelta atrás.

  3. Es indignante

  4. Y PORQUÉ NO NOS PONEMOS LAS PILAS Y VAMOS TOMANDO LA CALLE PARA FRENAR EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE QUE ESTAS BARBARIES NO SE COMETAN.

  5. El TTIP no es más que un golpe de estado desde EEUU a EU intentando eliminar todas las normativas regulatorias de protección al consumidor, medio ambiente….etc. que hoy rigen en EU.
    Las grandes corporaciones transalanticas se estarán flotando las manos porque si el TTIP sigue su camino y ve la luz tal cual, los europeos perderemos 30 años de logros en pro de las grandes corporaciones ( Monsanto, farmacéuticas, cárnicas, ….. etc).

  6. Esto deberìa publicarse en las redes sociales para que tènga un buèn empuge para la sociedad.

  7. y por qué no se lleva a cabo una fuerte campaña de movilización? Hay muchos afiliados de comisiones en España. Que no esto no se quede en un artículo de opinión, por favor.

Deja un comentario